sábado, 30 de enero de 2016

El cuerpo habitado

"Yo te arrojé de mi cuerpo,
yo, con un carbón ardiendo"

Rafael Alberti, "El cuerpo deshabitado".


Paseé durante años una dolorosa conciencia de vacío.
Los vacíos se rellenan también dolorosa, también gozosamente.
Paseé durante años, envueta en el vacío del cuerpo, una inmanejable querencia al gozo.
Pesa tanto el vacío... Soy un titán. Lo soporto aunque sea insoportable, pero no lo elijo, no lo quiero.
Se me llenó de gozo el vacío y era aún más pesado.
Pesa tantísimo el gozo... Soy un titán. Lo soporto aunque sea insoportable porque sí lo elijo, sí lo quiero.

Titán alado soportando una carga de vacío.
Titán soportando felizmente una pesadísima carga de gozo.